Sandra Santana de Puerto Rico. Escritora, poeta, comunicadora, sindicalista y activista por los derechos humanos y de los trabajadores.

CONGRESO UNIVERSAL DE ESCRITORES

PORTADA - QUIENES SOMOS  - GRUPO DEL CONGRESO - FESTIVAL DEL LIBROBIBLIOTECA - CONTACTOS

Sandra Santana
(Puerto Rico)

  

SANDRA SANTANA

   Escritora, poeta, comunicadora, sindicalista y activista por los derechos humanos y de los trabajadores.
Tiene Maestría en Administración de Empresas, con concentración en Contabilidad, de la Universidad Interamericana. 1999 y Maestría en Creación Literaria, con concentración en Narrativa, de la Universidad del Sagrado Corazón. 2015.

   Obtuvo Medalla Pórtico por excelencia académica en 2012.
Al presente cursa estudios conducentes a doctorado en el programa graduado de Estudios Hispánicos de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras.

    Actualmente es presidenta de PEN de Puerto Rico Internacional, organización de escritores más antigua de Puerto Rico, organización que presidió anteriormente, de junio de 2016 a febrero de 2019.
PEN de Puerto Rico es una organización cuyos fundamentos son: la promoción y fomento de la literatura y la defensa de los derechos humanos, con énfasis en la libertad de expresión. Se llevan a cabo actividades literarias y cada año se celebran los mejores libros publicados en el Certamen Literario PEN. Es moderadora del Taller Poesía de Ciudad Seva.

   Fue presidenta de la Cofradía de Escritores de PR en 2015 y editora de la antología Entre libros. Este libro fue premiado en los International Latino Book Awards en 2016.

    Ha sido jurado en certámenes literarios en Puerto Rico.
Otras actividades Fue la primera mujer en ser electa presidenta de la Unión de Contadores y Auditores Externos de la Corporación del Fondo del Seguro del Estado, cargo que ejerció de 2004-2008. Ocupó varios cargos en la junta de directores del sindicato antes y después de su elección como presidenta.

    Fue directora del Instituto Puertorriqueño de Estudios Sociales, división de formación sindical de la Central Puertorriqueña de Trabajadores, en 2006.
Fue conductora del programa radial Foro Social, de la Central Puertorriqueña de Trabajadores, de 2012 a 2016.

 Otros Reconocimientos:
   Su poema "¿Dónde?" obtuvo una Mención de Honor en el Certamen Literario Hiram Sánchez Barreto, organizado por TAINDEC, 2020.

   El poema Relicario obtuvo una Mención de Honor en el Certamen Siglemas Di lo que quieres decir, 2019.

   Fue invitada al evento Poética Musical en Guatemala, en 2015, donde participó con su poema Sobre la soledad.

   Fue invitada al 4to. Encuentro de Literatura Hispanoamericana de París en septiembre de 2020.

Libros publicados:
  La fábrica de botones es su primera novela, publicada bajo el sello País Invisible Editores, PR, 2018. La novela obtuvo Mención de Honor en los International Latino Book Awards 2019 en las categorías de Mejor novela de ficción histórica y Mejor diseño de portada; y Mención de Honor en el Certamen Literario PEN 2019. La novela se presentará en el Encuentro de Literatura Hispanoamericana de París el 30 de septiembre de 2020. La versión original de la novela fue su proyecto de tesis para el grado de maestría en Creación Literaria. La misma fue aprobada con distinción en julio de 2014.

Es coautora de los siguientes libros:
Vivir del Cuento, la primera antología de estudiantes de la maestría en Creación Literaria, Terranova Editores, PR, 2009.
Mundillo: te contamos historias de mujeres. Del Alma Editores, Argentina, 2015.
La ruta del cuento, EDP University, PR, 2015.

Incluida en otras publicaciones como:
Cuentos: Fantasía Circense, PR, 2011; Revista Inopia, vol, 1, 2013, y vol. 2; PR, 2014; Latitud 18.5, Antología de la primera década de la maestría en Creación Literaria, País Invisible Editores, PR, 2014; Jíbaro Soy, Editorial Raíces, PR, 2015; No cierres los ojos, antología de horror y terror, Eikon Editores, PR, 2016; Divina, la mujer en 20 voces, Scryba NYC, PR, 2018. Poesía: Micrófono Abierto en Rest. Casa Emilio, Editorial 360 grados, PR, 2014; Di lo que quieres decir, antología de siglemas, Scryba NYC, PR, 2015, 216, 2017, 2018 y 2019; Alma y Corazón en Letras, Del Alma Editores, Argentina, 2018; Pedazos del corazón, Crianzas y Poetas intensos, Lamaruca Gesta cultural vitrata, PR, 2018; Crónicas de María, PR, 2018; Revista digital Códice, PEN Guatemala, 2018; Resistir, antología poética latinoamericana, PEN

.

 

El limpiador de jaulas


Le gustaban sobre todo las mañanas. Era el momento del día más dichoso. Al salir del baño, oloroso a jabón y a loción para después de afeitarse, la esposa lo abrazaba con ternura. Y a él le gustaba requedarse en aquel abrazo, en el que se reencontraban las vivencias de tantos años juntos. Al despedirse, la sonrisa que surcaba de arrugas el rostro amado, invariablemente, le aceleraba el corazón.

La faena diaria en el circo comenzaba con el área de las aves exóticas. No podía evitar sentir lástima por aquellas criaturas tan hermosas, que, teniendo alas, no podían volar. Se esmeraba en mantener las jaulas limpias para que, al menos, tuvieran un lugar decente donde estar. Los otros compañeros se burlaban de él. Mientras ellos se escapaban de sus tareas de cuando en cuando, él no dejaba nunca de limpiar.
Los limpiadores eran la clase más baja del circo. Los demás los miraban con cierto desprecio y hacían muecas de asco al pasar junto a ellos. Nadie los quería cerca, ni siquiera a la hora de comer y tenían prohibido mezclarse con el público en horas de trabajo. El sueldo era miserable. Nadie se interesaba en aquellos seres que, como fantasmas, caminaban cabizbajos y hacían su trabajo en silencio.

Mientras limpiaba las jaulas, el limpiador meditaba sobre lo que hasta ese momento había sido su existencia. No esperaba mucho más de la vida. Tenía empleo seguro, aunque no era un trabajo importante, pero lo hacía con esmero y eso lo hacía sentir bien. Al menos para las aves era útil, pensaba. Tenía, además, una esposa que lo quería y lo cuidaba como si fuera el hijo que nunca tuvieron. A veces la contemplaba mientras dormía y pensaba que si hubiera podido, le hubiese dado una mejor vida. Si hubiera estado en sus manos le hubiera comprado una casa, que ella pudiera sentir en verdad como suya. Ella nunca le había exigido nada. Se conformaba con que estuvieran juntos. Y así habían envejecido. De ciudad en ciudad, errantes inquilinos del Gran Circo.
Se le anegaban los ojos cada vez que pensaba en aquellas cosas y cuando quiso restregárselos se le cayó el cubo al suelo. Al doblarse para recogerlo escuchó unas voces que se acercaban.
-¡Me encanta este circo! –decía una mujer.
-Sí, sobre todo el área de las aves, fíjate qué limpia está, por eso traje a mi hijo –respondió otra mujer.
-Habría que felicitar al dueño. No todos los circos se ocupan tan bien de la limpieza –comentó la primera.
-Ésta es su área preferida. Le gustan tanto las aves –expresó la segunda.
-Lo noto mejor –comentó en voz baja la primera.
-Sí, ha tenido una mejoría, y quise darle gusto trayéndolo al circo. Me lo había pedido muchas veces –dijo la mujer con tristeza.
-Lo está disfrutando mucho, mira nada más esa carita.
-Mañana lo traeré de nuevo, no sé cuánto tiempo más lo tendré…
-Pronto va a sanar del todo, ya verás.

Cuando se alejaron, el limpiador se incorporó y vio a las mujeres y al niño, que se despedía de las aves agitando su mano, con la sonrisa más hermosa que hubiera visto jamás.
Por las tardes, para no molestar a su esposa, antes de saludar siquiera, se metía rápidamente al baño para asearse. Después de cenar, solía tumbarse en la cama, exhausto, y se quedaba dormido entre reflexiones, tristezas y añoranzas. Pero esa noche, al acostarse, la sonrisa de un niño frágil, y calvo como él, lo acompañó hasta que se quedó dormido.
 

(Publicado en Latitud 18.5, Antología de la primera
década de la maestría en Creación Literaria,
País Invisible Editores, San Juan, PR, 2014.)

 

 

¿DÓNDE?


Una pila de libros sobre la mesita de noche
En la cómoda, un surtido de cosméticos, prendas y accesorios
El clóset atiborrado de ropa y zapatos
¿Dónde se guardan los asombros nuevos?

En mi cuerpo, el mahón ceñido,
la blusa en tono oscuro,
ropa interior de encajes, tacones altos
¿Dónde se acomoda la ilusión que aparece de golpe?

El insomnio ocupa las noches
Los sueños huyen, temerosos
El frío se adueña de los sentidos
¿Dónde se entierran los temores viejos?

El trabajo ocupa las horas
Es poco el tiempo para otros asuntos
El cansancio hace presa del cuerpo y de la mente
Hay miedo de empezar de cero
¿Dónde se aloja el amor cuando llega a destiempo?
 

(Mención de Honor Certamen de Poesía
Hiram Sánchez Barreto, TAINDEC, 2020.)

 

La Fabrica de Botones por Sandra Santana

 

Joan Viva - Perú Joan Viva - Perú Diana Espinal Meza Congresista por Honduras Damia Mendoza Zambrano Congresista por Ecuador Jose Romero Congresista por España Constanza Artiz Congresista por Chile Ma Gloria Carreon Zapata Congresista por México
Joan Viva
(Perú)

Rubis Camacho
(Puerto Rico))

Gladys Vega Herrera (Argentina.)

Sandra Santana
(Puerto Rico)

Pietro Costa
(Brasil)

Bina Sarkar Ellias (India)

Leticia mariana (Brasil) Diana Espinal
 (Honduras)
Damia Mendoza (Ecuador) José Romero
 (España)
Constanza Artiz(Chile) Ma Gloria Carreon (México)

PORTADA - QUIENES SOMOS  - GRUPO DEL CONGRESO - FESTIVAL DEL LIBROBIBLIOTECA - CONTACTOS

Congreso Universal de Escritores © Copyright 2020  -  Contactos al Email: congresouniversaldeescritores@gmail.com
-Todos los derechos reservados-