Page 5 - POESÍA CON AROMA A CAFÉ
P. 5

El calor ahora se hace insoportable

                                                        en el bus, la gente apretadísima. No

                                                        es un bus, es una lata de sardinas con

                                                        ruedas.  Comienzan  los  humores  a

                                                        esparcirse, la gente empieza a sudar

                                                        y  el  trayecto  se  hace  más  largo;

                                                        bajan,  suben.  El  bus  se  llena

                                                        nuevamente.


             Lima  aún  está  despertando.  El  cielo  gris  de  la  ciudad  dicen  que

          vuelve        a      la      gente        más

          melancólica, sólo la llegada de un

          brillante  sol  logrará  poner  un

          poco  de  brillo  en  el  corazón  y

          alma de los limeños, amén de las

          playas        donde         todos,        casi

          desesperados, buscarán la brisa y

          las olas del verano.




             El  bus  se  detiene.  Tom  logra  bajar  como  de  costumbre,  a

          empujones.


             Ya en la vereda, respira el aire sin contaminar
          a diferencia dentro del bus, donde ya casi no se


          podía respirar  cómodamente.  Tom arregla  su
          ropa,  su  mochila,  chequea  sus  audífonos,  los


          vuelve a conectar a su celular y busca otra de
          sus  canciones  favoritas.  Pero  algo,  lo  tiene

          incómodo;  en  su  subconsciente  sabe  lo  que

          debe hacer y buscar, llámese una corazonada o

          quizás supervivencia.
   1   2   3   4   5   6   7   8   9   10