Page 7 - POESÍA CON AROMA A CAFÉ
P. 7

El cielo de Lima se vuelve casi un

          infierno,  el  sol  con  U.V.  dañino

          comienza  a  recalentar  la  piel  de

          Tom y decide olvidarse del tema de

          las mascarillas o el virus y se dirige

          presto al trabajo.


              Ya por la tarde después de su jornada, escucha en las noticias que

          hay un infectado en Brasil, 3 en México y 1 en Ecuador. Tom vuelve a

          preocuparse, él sabe que su hipocondría no lo dejará en paz. El virus

          se está expandiendo por América del Sur y quizás sólo en días u horas

          habrá llegado al Perú.


             Decide recorrer muchas farmacias, con la similar respuesta de los

          vendedores: "No Hay", "Se han acabado", "No quedan".


             Tom comienza a sudar por el calor y el temor de que el virus lo

          agarre sin ninguna protección. Ingresa a otra farmacia donde ve gente

          haciendo fila y pregunta el porqué de la fila.


             —Para comprar mascarillas, es el

          único lugar donde las venden —le

          responde el último de la fila.


             Tom al ver que aún la fila no era

          muy larga, decide ocupar un lugar
          y  esperar  hasta  obtener  las


          malditas mascarillas sí o sí.


             Luego  oye  gritar  a  la  vendedora  detrás  del  mostrador  con  voz
          chillona.


             —A  la  fila  y  en  orden,  quedan  pocas  unidades,  máximo  4  por

          persona y sólo quedan las N95 a 2 dólares la unidad —acotó un poco
   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11   12