Page 11 - POESÍA CON AROMA A CAFÉ
P. 11

Aún  falta mucho  para  que  llegue a su  destino,  pero  un  hombre

          sigue tosiendo y ahora, con menos gente alrededor, ya lo puede ver:


             Es una persona casi anciana con un pañuelo en la mano cubriéndose

          la boca; se le nota desesperado, la mujer que lo acompaña trata de

          calmarlo,  pero  es  casi  inútil,  el  señor  tose  desesperadamente;  la

          gente se aparta de aquel hombre y piden a gritos al conductor del bus

          que se detenga.


             El anciano está ahogándose, pierde la postura y cae del asiento.

          Tom está como frío, como hipnotizado, sin poder apartar la vista de

          aquella increíble escena, parece que estuviera en un capítulo de una

          teleserie de zombis.


             El  autobús  se  detiene,  la  gente  trata  bajar  y  huir,  el  griterío  es

          ensordecedor, todos quieren abandonar el vehículo; se golpean, se

          aplastan, se arañan; pero Tom sigue allí, impávido, como congelado

          sin quitar la vista de la terrible escena.


             La ambulancia llega, dos paramédicos suben al bus y ven al anciano

          en el piso en posición casi fetal, a su lado la señora también anciana,

          que lo acompañaba, está llorando sin consuelo alguno.


             La  Policía  acordona  el

          lugar,  los  paramédicos  se

          llevan el cuerpo del anciano,
          cubriéndolo  con  un  traje


          especial,  lo  acompaña  su
          señora y también se llevan a


          Tom que sigue en estado de
          shock.
   6   7   8   9   10   11   12   13   14   15   16